¿Buscas inspiración? Aquí la encontré – > Marxergasse 24. Viena, Austria.

MARIA ANDREINA, Egresada de Project Manager Program  ® en Viena, Austria. 

 

“Latinomics me enseñó a perderle el miedo a los riesgos, y es que como latinoamericanos, es lo que nos hace diferentes al resto”.

 

La experiencia laboral debe ser una base fundamental de la formación educativa de todos los estudiantes a nivel universitario de tal manera que los mismos puedan ver cómo los conocimientos pueden ser aplicados en proyectos y actividades diarias que generan un impacto en la sociedad.

Asimismo, permite comprender los procesos que conforman las grandes corporaciones y empresas, sin embargo, trabajar en una Start-up social, como lo es Latinomics, representa un reto adicional, además viene acompañada de aprendizajes único que se traducen en un valor agregado en la formación laboral y personal.

IMG_4036En este sentido, como me comentó varias veces Ramiro “En una startup tu eres el vendedor, el administrador, director, editor y analista” es decir, la organización es la suma de los distintos roles que cada quien asume durante los procesos que a su vez son cambiantes y en búsqueda de nuevas ideas e innovación. Por ende, formar parte de Latinomics fue una experiencia sin igual debido a que no necesariamente los roles estaban delimitados, por el contrario, las iniciativas innovadoras eran aceptadas y cualquier aporte positivo era bienvenido por los directores. Las actividades fueron muy variadas, así como los proyectos a ser realizados de forma inmediata con poco tiempo para planificación. El trabajo exigió de mucha proactividad, involucramiento, comunicación y liderazgo para así poder lograr las metas y objetivos previamente establecidos y obtener efectivamente los resultados esperados.

“Las iniciativas innovadoras eran aceptadas y cualquier aporte positivo era bienvenido por los directores”

Sin lugar a dudas esta experiencia me dejó una gran cantidad de enseñanzas, no solo por la oportunidad de aprender, sino porque el entorno, las condiciones y las características de la organización exigían versatilidad, proactividad, liderazgo, innovación y organización, que al final contribuyó a mi formación tanto laboral como personal.

!El programa superó mis expectativas!, ya que esperaba actividades monótonas, mecánicas y sin espacios para aportar algo adicional. Desde el primer día me encontré rodeada de emprendedores cuyas convicciones y creencia en sus proyectos e impactos sociales son más fuertes que las dificultades que diariamente deben enfrentar.

Aprendí mucho más que a utilizar programas, analizar datos, crear estrategias para ventas y buscar recursos financieros, me di cuenta que si creemos en lo que hacemos, podemos lograr cualquier cosa. Por otro lado, a pesar de que Viena es uno de los países con la mayor calidad de vida en el mundo, no existen muchos emprendimientos innovadores, las personas generalmente están conformes con su estilo de vida y si bien es cierto que viven cómodamente, no es común encontrar deseos de buscar más allá. Y es que, en realidad, el sistema está IMG_3952estructurado de tal manera que las personas no tengan un incentivo para ello, lo que convierte a esta ciudad de primer mundo en un lugar de oportunidades para el talento latinoamericano. 

“Desde el primer día me encontré rodeada de emprendedores cuyas convicciones y creencia en sus proyectos e impactos sociales son más fuertes que las dificultades que diariamente deben enfrentar.”

Considero que los países latinoamericanos, a pesar de todas las dificultades y problemas que los caracterizan, contamos con mucho potencial para ser explotado. Al igual que la energía y actitud necesarias para construir y desarrollar proyectos. Es verdad que estamos lejos de tener las condiciones y el entorno político-económico perfecto para comenzar un negocio, pero también es cierto que hay muchas oportunidades de mejora y así como una gran cantidad de necesidades insatisfechas. Por ende, siempre hay espacios para nuevos emprendimientos, y es importante recordar que son justamente las pequeñas empresas las que al final se encargan de mover las economías, es decir, son fundamentales.

Estaré infinitamente agradecida con Ramiro Murguía, Roberto Arrucha y todo el equipo Latinomics por hacerme IMG_3949parte de su equipo durante estos meses, gracias por todas los aprendizajes y por transmitir su energía, compromiso, creatividad y constancia, valores que los caracterizan y reafirman cada día. Espero seguir contribuyendo con esta iniciativa, a pesar de que aún están en crecimiento, considero que su propuesta de valor tiene el potencial de llegar muy lejos ya que justamente son este tipo de emprendimientos los que generan un impacto social positivo que transciende más allá de cualquier limitación. Latinomics me enseñó a perderle el miedo a los riesgos, y es que como latinoamericanos, es lo que nos hace diferentes al resto, y finalmente comprendí que a través de los emprendimientos productivos con enfoque social siempre seremos capaces de generar un cambio positivo.

“Latinomics me enseñó a perderle el miedo a los riesgos, y es que como latinoamericanos, es lo que nos hace diferentes al resto”.

GRACIAS POR TODO y hasta pronto,

María Andreina, Originaria de Venezuela, egresada de Project Manager Program® en Viena, Austria. 

Comentarios

722 comentarios

Los comentarios están desactivados.